PROGRAMACIÓN METABÓLICA. PREVENCIÓN DE LA OBESIDAD INFANTIL

Existe entre la comunidad científica un amplio consenso en que la obesidad tanto en el adulto como en el niño,es uno de los principales problemas de salud en los países desarrollados,por la multitud y gravedad de las patologías asociadas.

Existen unas "ventanas críticas" a lo largo del desarrollo,desde la gestación hasta la primera infancia donde un estímulo,agresión o factor ambiental concreto pueden producir cambios estructurales o funcionales que tendrán una repercusión a medio/largo plazo en la fisiología,función,salud y riesgo de enfermedad.

unnamed.png

Uno de los factores con capacidad de influir sobre la programación metabólica es la dieta,tanto de la madre durante la gestación como durante el periodo perinatal,hasta los primeros años de vida.. Por ejemplo una dieta que induzca un crecimiento rápido del lactante puede suponer aumentar por 3 ó por 4 las probabilidades de ser obeso durante la infancia.

La ingesta temprana elevada en proteínas produce un incremento mayor de peso y una activación de la producción de grasa en el tejido adiposo.

Unidad de investigación en pediatría,nutrición y desarrollo humano del instituto de investigación sanitaria Pere Virgili.


Mª Teresa Alonso: Licenciada En Medicina Y Cirugía - Diplomada en Dietética e Higiene Alimentaria - Experta en Terapia Neural

 

¿Por qué es importante el mantenimiento de un aparato digestivo sano?

Actualmente se están llevando a cabo multitud de estudios sobre la microbiota intestinal puesto que hay muchas pruebas de que su alteración está ligada a numerosos problemas de salud tanto digestiva como de otras partes del organismo como las enfermedades inflamatorias intestinales,la diabetes.el cáncer las alergias,la psoriasis,la piel atópica,enfermedades neurodegenerativas (Parkinson o Alzheimer) e incluso al autismo.

Esto es debido al papel que juega la microbiota en el sistema inmunitario,endocrino,nutricional e incluso genético.

all-disease-begins-in-the-gut.jpg

La alteración de nuestra microbiota es el resultado de los cambios en el estilo de vida,especialmente los cambios en nuestra alimentación,pero también a la contaminación y el uso y muchas veces abuso de los medicamentos.

Hay varios síntomas que pueden indicar esta alteración:cansancio,piel apagada,dificultad para perder peso,trastornos digestivos,deseo por los dulces ...  

Otro artículo que considero básico ejemplo de mi trabajo sobre las enfemedades que se pueden tratar desde la nutrición.

Autora: Mª Teresa Alonso (LICENCIADA EN MEDICINA Y CIRUJÍA / EXPERTA EN TERAPIA NEURAL)

¿Qué es la medicina integrativa?

Es la medicina orientada a la curación que tiene en cuenta la persona en su totalidad (mente,cuerpo),hace hincapié en la relación terapéutica y utiliza las terapias apropiadas,tanto convencionales como complementarias.

Resalta la relación entre médico y paciente.

Se enfoca a lo medios menos tóxicos,menos invasivos y menos costosos para facilitar la salud integrando tratamientos tradicionales y complementarios.

Se basa en una comprensión de los aspectos físicos,emocionales y psicológicos del ser humano.

El tratamiento integral incluirá :

- Normas higiénico - dietéticas:nutrición,cronobiología,regulación digestiva,detoxificación ...

- Medicación:alopática (fármacos) o complementaria (suplementos,fitoterapia ...) si fuera necesario,buscando dosis mínimas eficaces personalizadas y en tiempo controlado.

- Acompañamiento terapéutico con el paciente como protagonista de su cambio.

Autora: Mª Teresa Alonso (LICENCIADA EN MEDICINA Y CIRUJÍA / EXPERTA EN TERAPIA NEURAL)

 

La importancia de una buena hidratación

Todo el mundo conoce la importancia del agua para el ser humano. Estamos formados por un 65% de agua y no podemos pasar más de 2 o 3 días sin ella. La cantidad de agua que ingerimos depende de varios factores como la ingesta directa, el agua de los alimentos o la humedad del ambiente. Por otro lado, las pérdidas se basan en nuestros pasos por el cuarto de baño, sudor y respiración. Es evidente que cuando practicamos ejercicio físico consumimos más agua de lo habitual, siendo la deshidratación deportiva un problema más común de lo que parece.

Algunos de los síntomas de dicha deshidratación son los siguientes: calambres, fatiga muscular temprana, quemazón muscular en movimientos repetidos, calor excesivo al finalizar el entrenamiento o trabajo excesivo de nuestros riñones al tener que filtrar más componentes de deshecho sin agua suficiente. 

Entonces, ¿qué podemos hacer?. Al igual que planificamos de forma meticulosa nuestra alimentación deportiva, debemos hacer lo mismo con la hidratación.

- Horas antes del entrenamiento: beber de 1 a 1,25 litros de forma regular. 

- Entre 30 y 40 minutos antes del entrenamiento: beber de 400 a 500 ml de agua. Se puede acompañar con algún alimento rico en hidratos de carbono como un plátano, aportando agua y glucosa. 

agua.jpeg

Durante el entrenamiento: beber entre 100 y 150 ml en periodos de 30 minutos. 

Dependiendo del tipo de ejercicio o de la climatología, se puede sustituir el agua por alguna bebida isotónica con rango de glucosa por encima del 6%. 

Si el entrenamiento dura más de 1 hora, serán necesarios hidratos de carbono (además del agua). 

Al acabar el entrenamiento: comenzar lo antes posible la hidratación. Si el entrenamiento ha sido suave, bastará con agua bebida a tragos moderados hasta perder la sed. Si por el contrario, el entrenamiento ha sido fuerte, deberemos utilizar de 0,5 a 1 l de bebidas isotónicas.

10 consejos alimenticios para ganar masa muscular

Hoy os presentamos algunos consejos para ganar masa muscular sin tener en cuenta suplementos como los batidos de proteínas, el Zinc o los multivitamínicos. Con una buena alimentación y disciplina se pueden conseguir los mismos resultados. 

Hidratos: básicos para generar energía suficiente para los entrenamientos exigentes e intensos. Es recomendable ingerir de 3 a 4 gramos de hidratos por kilo de peso corporal. 

Proteínas: necesarias para regenerar el tejido muscular. Se recomienda tomar de 1 a 2 gramos por kilo de peso. 

Grasas insaturadas: no es necesario quitar toda la grasa ya que es importante para producir termogénesis y metabolizar el tejido adiposo. Además nos permiten realizar entrenamientos más intensos.  

Hidrátate: es vital beber mucha agua antes, durante y después de cada entreno. Los músculos se componen de un 60% de agua. 

Captura de pantalla 2018-04-26 a las 13.44.03.png

Realiza varias comidas: ente 5 y 6 al día, en intervalos de 2 a 3 horas. Así tendrás los músculos tendrán la energía suficiente. La comida más importante es la de después del entrenamiento y se debe realizar en los primeros 20 minutos después de entrenar con una base de proteínas y carbohidratos. 

Antioxidantes: importantes para el proceso de recuperación, regeneración y crecimiento celular en los músculos. 

Sodio: a pesar de favorecer la retención de líquidos, es un mineral esencial necesario para absorber nutrientes, además de potenciar la creación de insulina y se pierde en el sudor de los entrenamientos intensos. 

Frutos secos: ricos en proteínas, fibras y grasas saludables, son útiles para usarlos entre comidas.   También son ideales para antes de dormir ya que debido a su contenido de fibra, frenan la digestión, ayudando a evitar la descomposición de la masa muscular. 

Avena para desayunar: rica en proteínas, grasas, sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, hierro, cobre, cinc y varias vitaminas (B1, B2, B3, B6 y E). Muy recomendada para antes de entrenar y conseguir energía. 

Huevos: las claras son una fuente de proteínas de rápida digestión, perfectas para antes y después del entrenamiento. Las yemas contienen lecitina y grasas saludables, aparte de grasas saturadas, pero son de lenta asimilación. 

 

Fuente: www.vitonica.com